Bolaño, Naipaul, Borges (I)

05/06/2010 § 3 comentarios

No hay ningún documento de civilización que no sea al mismo tiempo un documento de barbarie.

Walter Benjamin

Uno de los textos de Roberto Bolaño publicados póstumamente en El secreto del mal tiene como protagonista a V. S. Naipaul. Bien pensado, en realidad el texto (que según Bolaño iba para cuento) debería haber tenido a Naipaul como protagonista, y de hecho lo tiene en las dos primeras páginas (que son, suponemos, lo que ha sobrevivido del ímpetu inicial). Sin embargo, si la segunda parte tiene protagonista, éste es sin duda el propio Bolaño. O, hilando aun más fino, la lectura que Bolaño hizo en cierto momento de la extensa crónica que Naipaul escribió sobre Argentina entre abril de 1972 y marzo de 1977.

El texto de Naipaul se titula “The Return of Eva Perón” y presenta una visión demoledora de la sociedad argentina de la época. El de Bolaño, “Sabios de Sodoma”, relata una narración fallida, un cuento atascado en el momento en que Naipaul toma un taxi en Buenos Aires y es aplastado, o más bien paralizado, por “el peso de la obra”. Aunque, a decir verdad, el paralizado es curiosamente Bolaño, o más bien el cuento de Bolaño. Frenado en seco por un peso agotador, molesto, vergonzoso, por decirlo con las palabras de Bolaño, quien por entonces no podía saber aún de lo que hablaba, al menos no por experiencia propia, y sin embargo supo mostrarlo con precisión trágica.

Basta leer la crónica de Naipaul para entender por qué Bolaño nunca terminó “Sabios de Sodoma”. En el cuento, tal como el chileno lo había imaginado originalmente, “Naipaul recorría las calles de Buenos Aires y, de alguna manera, presentía el infierno que se cernía sobre la ciudad”. A Naipaul “conforme pasan los días el país, y no solo la ciudad, se le hace más insufrible, más insoportable. Uno diría que con cada persona que conoce, con cada visita que hace (porque de eso iba el cuento de Bolaño, de visitas sociales), se acrecienta su malestar con respecto al lugar en donde se encuentra.” El lugar, no lo olvidemos, es la Argentina de los años 70, un país pretenciosamente europeo, pero en realidad incomparable a ningún país de Europa. Un país, al contrario, similar a Haití, “una bárbara sociedad colonial, igual de parasitaria de una civilización lejana, e incapaz de regenerarse porque la esclavitud es el único patrón de conducta humana que conoce”.

Anuncios

Etiquetado:, , ,

§ 3 respuestas a Bolaño, Naipaul, Borges (I)

  • Luis Torres dice:

    Acabo de terminar el texto y me dejó profundamente impresionado, el terreno al cual nos lleva Bolaño en sus escritos es, simplemente, desgarrador de entrañas. Muy buena tu crítica, sobre todo para los que aún no hemos leido a Naipaul.

  • Gracias por tu comentario. Me alegro de que te haya gustado el texto.
    Bolaño es un gran escritor, pero es todavía mejor como lector o intérprete (como catalizador) de la escritura ajena.

  • kurtz dice:

    Muy bien.Aqui te has acercado a dos textos fundamentales de nuestro tiempo.El de Naipaul por su caracter profetico y visionario.El de Bolaños por la lucidez de percibirlo y dejar constancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Bolaño, Naipaul, Borges (I) en Incógnito.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: