Bolaño, Naipaul, Borges (II)

07/06/2010 § Deja un comentario

El que Bolaño nunca terminara el cuento no tuvo nada que ver con su “capacidad de inventiva” (la cual, por lo demás, nadie en su sano juicio pone en entredicho, aunque él mismo lo haga con una ironía francamente inmodesta). En realidad no había nada que inventar. El cuento estaba ya escrito. Si Bolaño no pudo terminar “Sabios de Sodoma” fue porque de ningún modo habría podido perfilar el horror (“la magnitud del mal”, dice) con más efectividad y nitidez que la propia crónica de Naipaul. Ésta la recuerda Bolaño con cierta vaguedad, con una vaguedad por momentos demasiado detallada, como si la imperfección de la memoria no fuera en este caso más que un recurso literario para distanciarse de la narración de Naipaul, para leerla entre líneas y ofrecer a sus propios lectores el relato de una impresión y no de los detalles. Así, años más tarde, Bolaño termina escribiendo el cuento en primera persona, un cuento que en apariencia trata del cuento que nunca escribió, pero que en el fondo es el relato de la impresión de una lectura. De haberlo escrito tal como lo había imaginado originalmente, “Sabios de Sodoma” habría coincidido palabra por palabra con “The Return of Eva Perón”, por lo que Bolaño se habría convertido en un Pierre Menard menor, el protagonista de uno de esos cuentos de Borges que Naipaul desdeña con una rotundidad inaudita, tildándolos de “bromas intelectuales”, “juegos intelectuales”, “triquiñuelas”.

En realidad todo está ahí, en la crónica de Naipaul. El espectáculo grotesco de las visitas sociales, la irrealidad de los paisajes, la presencia latente del terror. Ni siquiera hace falta leer entre líneas: Naipaul no se anda con sutilezas. “Argentina es una tierra de pillaje, cuya política no puede ser otra que la política del pillaje”, dice. “Argentina es una sociedad dominada aún por un machismo degenerado”, un “enorme burdel”, dice. “Argentina es una sociedad materialista, una sociedad colonial creada en la fase más rapaz y decadente del imperialismo”, dice. Argentina es un país donde se mata, donde se tortura, donde el sexo ha degenerado en sodomía.

Anuncios

Etiquetado:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Bolaño, Naipaul, Borges (II) en Incógnito.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: