El Mundial subterráneo (IV): España-Holanda

16/07/2010 § 1 comentario

Ahora que empiezan a enfriarse las pasiones caldeadas por la final del Mundial de Fútbol, conviene hacer una lectura política del acontecimiento. La selección española se enfrentaba a los antiguos colonizadores del país anfitrión, pero también a los antiguos súbditos rebelados en la guerra de los 80 años, que opuso a cristianos y protestantes.

Ésta es la lectura que propone Juan Fernández Krohn:

El filosofo francés Paul Ricoeur en su obra más tardía que ya comenté en mi blog registraba por escrito y sin duda por vez primera en los anales de la historia del pensamiento filosófico (europeo) la persistencia de dos memorias que harían eclosión en territorio europeo con las guerras de religión (entre catolicismo y protestantismo) Y oyendo a penas hablar de dos memorias los españoles se ponen sin duda a pensar antes de nada en la guerra civil española por culpa de lo que ha venido sucediendo al socaire de la ley funesta en los últimos años; pero las dos memorias (antagónicas) son un fenómeno que al que esto escribe sin duda por llevar ya tanto tiempo viviendo allende los Pirineos le remontan mas lejos atrás, a un pasado enterrado precisamente en estas tierras (belgas)

España-Holanda era un encuentro y mucho mas que eso ya lo dejé dicho y explicado. Porque sin duda que lo mismo que la linea de ruptura o de desgarro -“dechirure” en frances, “scheur” o “scheuring” en lengua neerlandesa- entre la Europa protestante del Norte y la del Sur que permaneció católica pasaba por aquí precisamente, por estas tierras de Flandes -o si se prefiere de los Países Bajos (antiguos)- el choque o el conflicto irresuelto hasta hoy entre las dos memorias se consumaría también aquí precisamente y en aquel entonces. Como me lo recordó -acusador- en mis primeros tiempos de estancia en Bélgica un profesor de la Universidad Libre de Bruselas.

Y como en otras partes del continente europeo, se me objetará tal vez; con una salvedad no obstante y es que se vería acompañada aquí de una ruptura lingüística inexistente en otras zonas o lugares de frontera religiosa, por ejemplo en Alemania. La ruptura religiosa -en origen- se vió doblada en los países bajos de entonces de un ruptura cultural y linguistica; con la parte culturalmente latina y linguistícamente francófona del país tomando partido unánimemente por la causa de España en ests terrras ; mientras que el protestantismo en su versión calvinista cuajaría en la parte neerlandófona o flamenca, aunque no del todo.

Y esa ruptura matricial de raíz confesional o religiosa antes que cultural o lingüística haría igualmente acto de presencia en la revolución de 1830 que dio a los belgas la independencia frente a la dominación holandesa. Un levantamiento esencialmente anti-holandés que se vería es cierto revestido del espíritu liberal dominante en la Europa de entonces.

[Sigue leyendo aquí.]

Completa la lectura política esta nota de Juan Villoro:

Otra curiosidad histórica es que el apartheid fue un invento de los afrikaners, descendientes de holandeses. De rebote, el Mundial del arco iris ha traído alegría a la población blanca de Sudáfrica, nostálgica de las alambradas de la segregación. Esta amarga paradoja no tiene que ver con la política de los Países Bajos sino con las carambolas de la Historia, esa indecisa señora.

Pero la influencia más profunda no está en el público sino en el corazón del adversario. España es, en lo fundamental, el Barcelona, cuya escuela de futbol proviene del Dream Team de Johann Cruyff. Ningún otro equipo le debe tanto a la Casa de Orange. Dos de los contendientes del domingo (Van Bronkhorst y Van Brommel) jugaron en el Barça (por no hablar de Koeman –que decidió la final de la Champions en Wembley-, Neeskens, Cocu, Kluivert, De Boer y el propio Cruyff). Tanto la Masía, principal vivero del futbol mundial, como el Barça de Guardiola participan de las rotaciones en medio campo y la técnica de jugar al “tercer pase” que perfeccionó el maestro Rinus Michels. En cualquier potrero (y en algún blog) es posible tirar paredes. Esta jugada cambia con la devolución, cuando el tercero cobra un rumbo inesperado. El invento sólo podía surgir de un país obsesionado con ganarle terreno al mar. Así juega España.

[Sigue leyendo aquí.]

Anuncios

Etiquetado:, , , , ,

§ Una respuesta a El Mundial subterráneo (IV): España-Holanda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El Mundial subterráneo (IV): España-Holanda en Incógnito.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: