Cuatro viejos poemas

22/07/2010 § Deja un comentario

El desierto

Es una ley de utilidad.
Primero se libra del yugo a los bueyes.
Después se vacían de bueyes los pastos, los pastos
de yerbas.

La revolución acaba en el desierto.

Caronte

Cuando los hombres mueren como moscas
de poco sirven
una chalupa y una pértiga.

Entonces cruza el Aqueronte
el transbordador de un matadero
a pleno rendimiento.

La rama

Con qué alegría
la rama de un roble robusto
talado
seguía verde.
Todavía
no se sabía
condenada.
Era insensato
discutir
con ella.

La alimaña

En el silencio de la madriguera
la alimaña hostigada
piensa en el cuello del acosador.
La piedra de afilar es la violencia.

Anuncios

Etiquetado:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Cuatro viejos poemas en Incógnito.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: