Profesional

02/08/2010 § Deja un comentario

En esta empresa no se hace mucho. La pereza se transmite en un círculo vicioso, de los jefes a los empleados y de los empleados a los jefes, aunque externamente todos damos la impresión de una actividad continuada, una actividad frenética, desproporcionada con sus causas y absolutamente ineficaz para equilibrar la complacencia que pretende encubrir tanto movimiento inútil. Se mire por donde se mire, esta empresa, y su gente con ella, está desequilibrada, condenada a una actividad improductiva e irreal, a una actividad puramente aparente, una pantalla de actividad cuyo mantenimiento agota las energías de los que aquí mandan y los que aquí trabajan por igual, y que además produce con ellos un material humano asimilado y uniforme. Los jefes gravitan en torno a la fantasía del millonario, y por extraño que parezca el sueño de los profesionales es idéntico. Comparados con nuestros jefes, todos somos pobres, provenimos en masa de una clase media con más aspiraciones que recursos, y lo que queremos es adquirir respetabilidad. De alguna manera u otra, los profesionales de esta empresa queremos ganar dinero. Para nosotros el trabajo es un trampolín, un cañón que nos disparará a la riqueza como a un hombre-bala al vacío.

Anuncios

Etiquetado:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Profesional en Incógnito.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: