La noche en la piel de la pantera: 2. José María Capellán

06/07/2012 § Deja un comentario

En 1928, durante la Feria del Caballo de Jerez de la Frontera, la señorita Monique Bénichou asistió a una cena en casa de don Federico de Isasi y Dávila. Allí conoció a José María Capellán. Capellán llegó a la hora del postre, diciendo que lo habían entretenido en la caseta de González Byass, donde se había brindado por los galardonados en los Juegos Florales, dijo blandiendo dos botellas de brandy Lepanto. A Capellán le había correspondido el honor de presidir el jurado, y por eso no había podido escaquearse hasta bien pasadas las once de la noche. Cuando había salido de la caseta ya llevaba la luna un buen rato de luminaria de devotos y farol de borrachos, redonda y resplandeciente como un queso manchego. Capellán se excusó también por la ausencia de su esposa, la cual había alumbrado un varón recientemente. El primogénito, dijo. Aunque su matrimonio con doña María del Mar Domecq Rivero Núñez de Villanueva y González había sido bendecido ya con tres preciosas niñas, todos entendieron que se refería al sucesor, el portador del apellido, el que certificaba la pervivencia del linaje, el porvenir de la estirpe. Capellán, que llegaba exultante, encontró asiento a la derecha de la Bénichou y se pasó la velada incitándola a brindar con pretextos que fueron derivando de lo enológico a lo erótico, todas ellos trillados, pero aun así conmovedores. Cuando una mujer es tan bella, decía, y de nombre francés, es menester que se engalane con un buen vino andaluz.

El escritor estaba radiante porque, a pesar de su juventud (cumplía el martes 8 de mayo los treinta y un años), los demás miembros del jurado lo habían tratado con una consideración casi reverencial, llamándole don José María, señor presidente, maestro, y eso que no hacía mucho era él quien participaba en los Juegos Florales con la voluntad de ganarse una reputación en el mundo de las letras, si bien es cierto que había sido galardonado en cada ocasión, primero con varios accésit por décimas religiosas o de tema andaluz, y al poco con un Primer Premio en la Feria de su Cádiz natal, por un poema que cantaba al beato Fray Diego José el Gaditano en su centenario, una maniobra con visos oportunistas pero en el fondo poética y devota, y finamente se había consagrado con la Flor Natural en Sanlúcar de Barrameda por El Viático, cuyos versos aún se recitaban a diestro y siniestro como una exhibición de competencia folclórica, rivalizando con El Piyayo de José Carlos de Luna: ¿Tú conoces al Piyayo, un viejecillo renegro, reseco y chicuelo; la mirada de gallo pendenciero y hocico de raposo tiñoso, que pide limosna por tangos y maldice cantando fandangos gangosos?

Alguna vez tiene que venir usted a tomar el café a casa y así conoce a mi señora, le decía Capellán a la Bénichou. Ma petite épouse, à laquelle vous n’avez pas encore pu voir, n’est-ce pas pénible?, le decía mientras se le humedecían los ojos y le cogía la mano con delicadeza. Y luego: Pero beba, beba más vino. ¿No es delicioso? En él se esencian los dones del sol, la frescura de la lluvia y la pureza de la tierra, decía galante. Y recitaba: Chiquilla, ten cuidado con el vino y la aceituna, que abren mucho el apetito. Y: Tu mirada seductora inspira una paz que encanta; tú tienes alma de santa y cuerpo de pecadora. 

Una semana después, la Bénichou recibió una nota en la que Capellán la invitaba a almorzar en la hacienda familiar de Chipiona. Si lo desea puede hacer la invitación extensible a la señorita sobrina de don Federico, le decía. Y después: Vendrá también un caballero muy interesante al que me gustaría que conociera. Aquella última parte la desencantó. Pensó que o bien había malinterpretado las atenciones de Capellán en casa de don Federico, o bien éste se había arrepentido nada más recuperar la sobriedad y el sano juicio, y ahora intentaba empaquetársela a aquel “caballero muy interesante”.

Anuncios

Etiquetado:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La noche en la piel de la pantera: 2. José María Capellán en Incógnito.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: